viernes, 22 de febrero de 2013

Historias de Amor con Final Feliz



Si pudieramos pensar que todas las historias de amor tienen un buen final, todo sería mas simple y saludable.
Es verdad que hay “relaciones” y “relaciones”...a cualquiera le duele entender  que la otra persona jugó y mintió en sus sentimientos, en ciertos casos. Pero si pensamos que todo en la vida es parte de un juego, que aunque suene mal, las personas “negocian” hasta en los sentimientos, para poder llevarse razonablemente mejor, si entendiéramos esta parte real  de la comunicación, todo sería más simple. 
Por supuesto no hablo de las relaciones guiadas por  el corazón de ambos  integrantes de la pareja, donde hay sentimiento puro y disfrutan del otro y así van construyendo su historia, que crece, madura y llegua al alma de quienes lo viven.
Tal vez el error se da cuando alguien nos dijo alguna vez: "forme la pareja que pueda no la que quiere," sobre todo cuando de personas adultas se trata.
Yo no creo que  "la vida se vive como puede o como se quiere," creo que son dos conceptos que no son absolutos bajo ningún punto de vista. Querer vivir de tal forma, o vivir como se pueda, a mi criterio son ideas un tanto “pobres” de  entender la vida.
Es cierto y más que lógico, que no se puede obligar a sentir  y  lo que no se siente, no nace ni se gesta en corazón de alguien, por más buenas personas que sean los dos.
 La clave es “darse cuenta” que no hay que insistir y  cuanto más pronto suceda es mejor para los dos. 
Todos somos diferentes, pensamos distinto, y sentimos o no, lo que provoca una desigualdad en el encuentro o peor,  nunca se logra ese encuentro vital en una buena relación.
Pero si pensamos en nuestra capacidad de elección, que podemos terminar una relación con armonía, y no pensar mal de la otra persona, sino que todo es aprendizaje de vida y que finalmente entendamos lo que "queremos  vivir ", seremos nuevamente libres no sólo de lo que el otro no siente sino de nosotros mismos y de  nuestras trampas que nos hacen creer lo que no existe y tal vez nunca existió.
Lo fundamental sería  para que una historia de amor tenga  final feliz y sería feliz porque se deja sufrir,  es la sinceridad de ambos.
 Toda experiencia de vida mala o buena,  es experiencia de vida, significa que se vivió y se jugó, equivocándose o no  y así se entendería que cada etapa de la vida, así concebida,  tiene un final feliz... todos lo besos y más...

                                                       

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Esperamos tu comentario con agrado...

Salvatore Donadío

Videos

Loading...